Vivir sencillamente

En los últimos años, siento que me estoy transformando, que voy cambiando mis pensamientos y mi forma de ver la vida. Y una de las cosas en la que más me estoy centrando es en vivir de una forma más sencilla. Para mi, vivir de forma sencilla es despojarse de las cosas que están de más, volver al origen y a lo más básico. Esto me permite centrarme en lo importante, tener lo necesario pero sin acumular, mejorar la calidad de mis relaciones, cuidar el planeta y ser más feliz.

Este camino no acaba nunca y todavía tengo muchísimo que aprender pero mi inquietud ya está aquí. A lo largo de este tiempo y de mucho leer y escuchar, he descubierto algunas claves que me permiten vivir de esta forma. Y las he resumido en 8 puntos.

Vivir una vida más calmada y una vida con menos obligaciones: Nuestro día a día está muchas veces lleno de exigencias, de horarios, de prisas, de estrés y no podemos permitirnos parar. Tenemos que dejar a los niñ@s en el cole a su hora, tenemos que llegar al trabajo y terminar mil cosas, tenemos que comer en una hora, tenemos que hacer la casa, tenemos que llevar a los niñ@s a sus extraescolares… tenemos un sinfín de tareas y si no nos damos prisa no llegamos a todo. Este ritmo frenético no nos deja respirar y nos genera estrés y ansiedad. Y este estrés trae vibraciones negativas, irritabilidad, infelicidad y hasta enfermedades.

Puede parecer imposible rebajar este ritmo pero creo que hay un pequeño/medio espacio de mejora. Si lo pensamos bien, probablemente podemos eliminar algunas tareas al día que no son tan necesarias, o buscar ayuda… Y utilizar ese tiempo en estar, en pararnos a oler las flores, en pasar un tiempo en familia… O simplemente tener tiempo para aburrirte y descansar.

Vivir sin grandes apegos materiales: Nuestra cultura es la cultura del apego, estamos muy apegados a lo material, a nuestra casa, a nuestro coche, moto, móvil.. Y sufrimos de forma desmedida por perder esos bienes porque pensamos que los necesitamos, que nos hacen felices pero no es así.. al final este apego no nos ayuda a vivir de forma libre..

Tenemos que disfrutar del uso de las cosas que compramos, de conducir nuestro coche, de decorar nuestra casa, de usar nuestra tabla de surf.. pero no de su simple posesión. Soy consciente de que no es tan fácil hacerlo como decirlo ya que nos educan con este apego desde pequeñ@s y los cambios de mentalidad cuestan mucho. Pero creo que es importante ser conscientes de que las cosas materiales son cosas materiales y mientras las tengamos y las usemos, es estupendo. Pero si algún día ya no podemos usar este objeto, tenemos que ser conscientes de que lo que verdaderamente necesitamos es muchísimo menos.

Pasar menos tiempo en casa y más cerca de la naturaleza: No hay nada malo en estar en casa y disfrutar de ello pero creo que pasamos demasiado tiempo en ella. Y quedarse en casa no te airea, quedarte en casa no te hace vivir aventuras fantásticas en primera persona. Creo que es importante salir más y hacer más planes outdoor, subir un monte, caminar por un bosque, hacer un picnic frente al mar, bañarte en un río de agua helada.. No importa donde, pero cerca de la naturaleza.

Esto es vivir de forma auténtica, vivir historias en primera persona, sintiendo lo perfecta que es la naturaleza, sintiendo la conexión que tenemos con lo que nos rodea. Emocionarnos con nuestra Madre Tierra y disfrutar de ella de forma respetuosa, no hay nada que se pueda equiparar a esto. Crea momentos alucinantes y vive intensamente.

Buscar la felicidad en lo más sencillo: La felicidad no está en los grandes lujos, ni los grandes viajes, ni en las fiestas más grandiosas.. la felicidad está en ese abrazo que te dan tus hij@s por la mañana, la felicidad es una charla interesante con amigas, la felicidad está en jugar a las cartas en familia o en bañarte en el mar al amanecer.. Búscala ahí, en lo cotidiano, en lo más sencillo. La verdadera felicidad no cuesta dinero, la verdadera felicidad está en nosotr@s.

A nosotr@s por ejemplo nos gusta celebrar los cumpleaños y soplar las velas de la tarta en lugares especiales, con el mejor decorado del mundo, la naturaleza.. No nos hacen falta tantas cosas, un regalo especial, una tarta rica y unas velas.. Y las fotos son las más bonitas… Por supuesto luego también lo celebramos con la familia y amigos en el interior que en enero hace frío!

Silenciar las notificaciones: Vivimos en constante interrupción, nos llegan notificaciones de emails, de ofertas, de whatsapps… de TODO! Es un bombardeo total y esto nos distrae sí o sí de lo que estamos haciendo. No podemos vivir el aquí y el ahora si estamos atendiendo a todas las llamadas y notificaciones al momento. De vez en cuando, darle al OFF es bueno.

Haz un plan, silencia el móvil y piensa que en este día atenderás las llamadas y whatsapps más tarde. Ya verás como no pasa nada y lo bueno que te va a aportar esa libertad. Puedes usar el móvil para hacer alguna foto pero lo ideal es que ese día ni lo cojas (mejor saca la cámara si la tienes) y así seguro que no hay tentación.

Relacionarse de forma sana y sin compromisos: A veces algunas de las relaciones sociales que tenemos son compromisos. Nos sentimos forzados a acudir a un evento, a quedar con tal persona con la que no nos apetece y en realidad no debería ser así. Tenemos que tener relaciones con gente que nos llega, con gente con la que nos apetece estar y no por compromiso. No se trata de que esta persona sea mejor ni peor, pero a ti te llena y te hace feliz.

Es muy difícil decir que no te apetece acudir a cierta reunión o no quedar con alguien. Pero creo que es importante aprender a hacerlo, ir practicando el NO. Tenemos que tener relaciones con las que conectamos, con las que nos apetece estar y disfrutar, tenemos que tener relaciones sinceras.

Y una vez que las tenemos, es importante cuidar las relaciones y estar, relacionarse, no aislarse. Las charlas, las risas, los momentos recordados son casi siempre con tu gente, con tu familia, con tus amigos.

Cuidarse y tener una imagen natural: A veces una mala relación con la comida esconde un desequilibrio o problemas emocionales. Y es importante cuidar este aspecto de nuestra vida porque somos lo que comemos. La comida es nuestra gasolina y es esencial que nos cuidemos, que consumamos comida real, comida saludable para nuestro cuerpo y nuestra mente. También es importante movernos, tener una vida activa y no sedentaria.

Pero cuidarse no significa obsesionarse con nuestra imagen. Y yo creo que la belleza y la libertad está en lo sencillo, también con nuestra imagen. Por eso trato de simplificarla, de comprar ropa atemporal, ropa sencilla, de no maquillarme demasiado, de no llevar demasiados complementos.. Creo que el minimalismo y la sencillez también se pueden conseguir en nuestra imagen y que sea lo más natural posible…

No acumular, eliminar lo que no necesitas: Este es el pan de cada día, a diario tenemos que decidir si compramos esto o aquello, si necesitamos esto o aquello.. pero muchas veces no hacemos compras conscientes y acumulamos mil cosas que no usamos. Creemos que necesitamos 2 coches en la familia y tal vez con 1 nos basta y podemos coger el autobús, creemos que necesitamos 10 productos de limpieza y seguramente con uno o dos podemos arreglarnos, creemos que necesitamos 20 pares de zapatos y seguro que con la mitad nos arreglamos genial.. Compramos más barato y de peor calidad para tener más y tal vez haya que cambiar nuestra forma de comprar, menos y mejor.

Yo os propongo una cosa. Cada vez que compres algo nuevo, rechaza un par de cosas que no usabas.. Dónalas, véndelas, pero no llenes y llenes. No necesitamos ni la mitad de lo que tenemos. Vivirás más ligera y esto te dará paz y libertad.

Espero que os haya gustado este post! No pretendo dar lecciones a nadie, es solamente mi forma de ver la vida aunque por supuesto hay muchas más. Yo estoy aprendiendo día a día y mucho camino tengo todavía por delante, pero estoy en marcha.

Gracias de verdad por leerme!!!